EL COSMONAUTA

Había escuchado muchos apodos que se le ponen al bebé antes de llegar al mundo. Bolita, semillita, garbancito, burbujita…Al principio no mide más que cualquiera de esas cosas, pero se hace imprescindible ponerle un nombre provisional y cariñoso a alguien de quien se está hablando y a quién se está queriendo a todas horas. Almendra, gusanito, caracol…

Pues bien, hace unos días se presentó en mi estudio un Cosmonauta. Os cuento:

Varios meses antes de que él naciera, sus papás, impacientes por ver si todo iba bien en aquel secreto viaje que acababa de emprender su bebé, acudieron a la Maga que de vez en cuando les pondría en contacto con él. Ante la atenta mirada de aquellos padres nerviosos y emocionados, la Maga sacó un extraño aparato y después de untar el vientre de la madre con unos polvos mágicos, apareció su pequeño en una mágica pantalla. Tenían poco tiempo para disfrutar de aquella maravillosa conexión y abrieron mucho los ojos para que no se les escapara ningún detalle. Fue entonces cuando el padre lo vio claro. Ese secreto viaje que había emprendido su bebé para llegar hasta ellos, era un viaje por el Cosmos. Le vieron flotar plácidamente por él. A partir de ese momento ya sabían cómo llamarle: Cosmonauta. Estaban muy orgullosos y satisfechos de que su pequeño se moviera por un lugar tan puro del que seguro que iba a recoger mucha energía positiva y buenos sentimientos para entrar con buen pie a este mundo.

El  traje con el que le vistieron cuando nació fue de Cosmonauta y la familia y los amigos le regalaron gran cantidad de objetos espaciales. 

La primera vez que hablé con la feliz madre me pidió que le preparara en mi estudio algo parecido a un Cosmos. Iban a traerme al encantador Cosmonauta. 

Aquí le tenéis.

Imagen

Yo creo que van a tener razón. Los tres irradiaban algo especial y diferente. 

Imagen

 

 

Después le subimos al Globo y a la Cigüeña. Quedó así de tierno y precioso.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

 

 

 

 

 

 

 

 

En Febrero llegó Abril

A finales de Enero, de alguna manera, visitó ya nuestro estudio. Aunque curiosamente no se dejó ver. FOTOS BEBÉS. LAURA 1

FOTOS BEBÉS LAURA 2

FOTOS BEBÉS SITO Y LAURA 1

FOTOS BEBÉS SITO Y LAURA 2

Sus papás contaban los pocos días que debían quedar para calzarle a su pequeña aquellos tiernos peucos de color rosa.

Yo también tenía ganas de conocer a Abril. Mientras tomaba estas fotografías no podía dejar de pensar en lo que iba a ocurrir un par de semanas después, cuando ella hubiera abierto ya los ojos a la vida. Planeaba mentalmente qué huecos le dejaríamos a “la princesa” cuando vinieran a verme los tres y al mismo tiempo me imaginaba a sus padres, nerviosos, emocionados, cambiados…descubriéndose en una nueva etapa de sus vidas.

Dibujamos su nombre…

FOTOS BEBÉS ABRIL 1

Ellos se fueron a casa, a esperarla, como cada día. A pensar en ella, a hablar de ella, a imaginarse cómo sería el maravilloso encuentro…

Y yo me quedé allí, pensando en el milagro de la vida, mientras  repasaba las imágenes que acababa de capturar.

Y llegó el día en que Abril abandonó su acogedora casa redonda y caliente para entrar en un mundo abierto y menos previsible, pero, eso sí, lleno de maravillosas promesas.

Debía intuir que para tal aventura, contaba con arrullos de todos los colores, con muchos abrazos y con mucho amor.

FOTOS BEBÉS CIGÜEÑA 1

Y hace unos pocos días llamaron a mi puerta y al abrir me encontré a una madre en toda regla con un bebé en su regazo. Un padre en toda regla las dejó allí, en lugar seguro, para aparcar después bien su coche. Ella, se  fue directamente y resuelta hacia el sillón de lactancia como si llevara haciéndolo toda la vida.

Más tarde, los dos me contaron la experiencia más impresionante de sus vidas. Sólo hacía nueve días, así es que todavía explicaban más sus ojos, que sus palabras.

FOTOS BEBÉS LAURA Y ABRIL 1

FOTOS BEBÉS LAURA Y ABRIL 2

SITO LAURA Y ABRIL 6

FOTOS BEBÉS SITO, LAURA Y ABRIL

Luego, recordamos el día que escribimos su nombre.  Un nombre que ahora palpitaba.

Y un hombre y una mujer distintos para siempre.

FOTOS BEBÉS ABRIL 1

FOTOS BEBÉS ABRIL 2

LA COMETA

Llevaba varios días dándole vueltas a la idea de subir a la cola de una cometa a un bebé que se prestara. Me hice con una que reunía las características que necesitaba y cuando apareció Fabio en mi estudio, un encantador bebé de tres meses y medio, enseguida supe que sería él el flamante viajero. Sólo me puso una condición: que su amigo el osito volara cerca de él. Así es que tuve que improvisar otra cometa. Esta la hice yo porque no encontré nada proporcionado a su tamaño.

Pero antes de nada, era necesario entrenarse un poco en lo de las alturas y en lo de los viajes.

De momento le subimos en su nombre y pudimos comprobar que no le producía ningún tipo de miedo o vértigo.

Imagen

Precioso…

Imagen

 

y después le subimos a un barco por ver si era propenso a marearse.

Imagen

 

¿Se podrá ser más valiente?…

Imagen

Lejos de marearse lo pasó en grande!!!

La siguiente prueba le acercaba más a su destino. Le subimos en nuestro globo aerostático temiendo que esto no lo superaría dado que tendría que alcanzar una altura considerable.

Imagen

¿De verdad pensáis que llegó a asustarse en algún momento?

¡Cuando quisimos darnos cuenta se había colocado en el borde mismo de la cesta!

Imagen

Quería demostrarnos que estaba preparado para volar con la cometa.

 Ahí le tenéis. Todo un héroe.

Imagen

REGALO PARA UNA YAYA

He aquí el resultado de una sesión dedicada a una yaya.

Imagen

Estos son sus cuatro nietos. Para estas Navidades las madres de los niños querían regalarle a la abuela una foto en la que aparecieran todos ellos. Pero buscaban algo diferente. Entre todas nos pusimos a pensar y se nos ocurrió ponerles en sus nombres y luego unir las cuatro fotos en una sóla imagen. Enmarcándolas así en apaisado, quedan preciosas.

Nos llevó trabajo, pero valió la pena. Les hicimos varias fotos distintas a cada uno procurando jugar con elementos y vestuario similares. En estos casos hay que cuidar por separado los tamaños, los colores, la iluminación, los estilos…para que cuando lucen juntas, sean lo más homogéneas posible.

Varios días antes le habíamos hecho al pequeño Marco una sesión sobre varios escenarios. Ese día les acompañó la abuela y no se nos podía escapar nada sobre las fotos que les haríamos a todos unos cuantos días después, porque se trataba de una sorpresa. La anécdota es que ella no hacía más que pedir que le hiciéramos a su nieto alguna foto sobre su nombre ya que es uno de los escenarios que más le gustan, pero lógicamente ese nos lo reservábamos para cuando vinieran todos. Así es que a pesar de que la mujer lo pedía de vez en cuando, su hija insistía en darle a entender que prefería otros y veía cómo recogíamos unos y sacábamos otros. Tuvo que resignarse y mientras tanto, por el estudio, entre foto y foto, cruzábamos nuestras miradas de complicidad.

Estas son otras cuatro de las muchas que les hicimos. Aquí optamos por la ropa vaquera.

Imagen

 

Imagen

 Imagen

Imagen 

Como decía, el trabajo fue un poco complicado, pero los niños fueron unos modelos extraordinarios. Algunas de estas posiciones son más difíciles de lo que parecen, ya que como sabéis, están tumbados y ellos (me refiero a los mayores, claro) tienen que abstraerse e imaginarse que están erguidos y buscar la mejor postura. 

 

EL BEBÉ QUE ALCANZÓ LA LUNA

Si, Marc deseaba poder mecerse en la luna, pero no sabía cómo llegar hasta ella.

Sus amigos los Ositos le propusieron meterse en un cucurucho de marioneta que había en el baúl de los juguetes y así, cuando  alguien levantara la bolita, tal vez saldría disparado hacia el cielo.

Imagen

 

Apenas subió unos pocos centímetros, así que decidió meterse en la cajita de sorpresas que tenía un muelle potente que le permitiría subir un poco más alto.

Imagen

 

Y así fue, esta vez subió algo más alto, pero no más allá de la inicial de su nombre donde se quedó  cómodamente sentadito, pero aún muy lejos de su querida luna.

Imagen

 

No sabía qué medios probar…

Imagen

 

Lo cierto es que andaba…o navegaba un poco perdido. Hasta que de pronto lo tuvo claro.

¡Se subiría en un globo aerostático!

Imagen

 

La luna ya estaba a un tiro de piedra.

 Imagen

 

No podía creerlo, en un abrir y cerrar de ojos, estaba sentandito sobre la luna.

Imagen

 

 

 Como experiencia fue genial, pero ahora, nostálgico, deseaba volver para que le abrazaran sus papás a los que ya echaba de menos. 

Imagen

 

Y emprendió feliz su viaje de vuelta.

 

Imagen

 

 

NAVIDAD 2013 Y DOS NUEVOS ESCENARIOS

Pues si, os presento dos nuevos escenarios para esta Navidad.

Nos hemos atrevido a contratar a Papá Noel para que pasee en su saco a nuestros bebés. Nos dijo que no le sacáramos de lleno la cara porque tenía un poco desaliñadas sus blancas barbas, así es que le hemos querido respetar.

Image

A él le viene bien, porque lo toma como un ensayo general. Pronto tendrá que salir a repartir regalos por todo el mundo.

Bajo el cielo estrellado, Noa se siente feliz y segura observándolo  todo desde ese maravilloso y sugerente saco.

Image

Continua la Mágica marcha. La noche es fría y ha decidido cambiar su vestuario. Ahora se ha puesto un vestidito de muñecas como si fuera un juguete más.

Y aquí tenéis otro nuevo escenario. Es sencillo, pero también nos cuenta cosas sobre la Navidad.

Image

El mejor regalo son ellos que nos sacan a ver la Cabalgata de los Reyes Magos, que nos obligan a iluminar nuestras casas como si fueran las de un cuento. A buscar por todas partes juguetes deseados. Ellos que nos conceden el gran honor de leer e incluso nos dictan confiados sus cartas llenas de peticiones y de buenos deseos. El mejor regalo son ellos que nos obligan a cantar villancicos, o a ponerle azúcar a los camellos la noche de Reyes. ¿No os habéis preguntado cómo serían nuestras Navidades si ellos no tiraran de nosotros?

Image

Aquí tenemos a la pequeña protagonista posando en el escenario que estrenamos el año pasado. Preciosa.

Image

Como una figurita más de nuestro árbol.Image

Y esa mano en la mejilla…

BLANCA Y MARCO

Voy a aprovechar este post para hablaros de los acompañantes de los bebés que vienen a nuestro estudio. ¿Sabéis quien es la que  nunca falla verdad? Sólo una vez le hicimos un reportaje a una niñita que no venía con su mami. La trajo su tía que la robó por dos horas para luego darle la sorpresa del reportaje. Casi siempre acuden también ellos y no os imagináis cómo se implican, cómo participan. Les hacen las mil y una carantoñas a sus bebés para arrancarles alguna sonrisa. Les enseñan imágenes con la música que más les gusta que antes han buscado con destreza en su móvil, ipad, o cualquier aparato de última generación.

Los abuelos también son fieles acompañantes. La abuela siempre sabe en qué rincón de ese pozo sin fondo que es el bolso del bebé, está el chupete o el biberón y va y viene a las órdenes de su hija que está entregada a la sesión. El abuelo, mira relajado y divertido desde un peldaño de la escalera. Apenas se mueve, sólo sonríe y disfruta.

También acuden al estudio los hermanitos, esos pequeños sufridores, a los que les han robado hace poco la exclusividad de sus papás, abuelos, tíos, etc. A veces pienso que debe ser una de las lecciones más duras que recibimos los seres humanos. Supongo que es el precio que hay que pagar por el privilegio de poder tener a tu lado a alguien con quien compartir tantas y tantas cosas a lo largo de la vida.

También vienen a menudo las tías. Jóvenes que sienten un amor nuevo y distinto que jamás hubieran imaginado. Miran a sus sobrinos con un orgullo que no disimulan bajo ningún concepto. 

A Marco le acompañaron su mami, su abuela y su preciosa hermanita. La abuela es una artista. Les hace disfraces a sus cuatro nietos y todos los años los premian en las fiestas del pueblo. Este año le preparó al bebé un divertido disfraz de guisante, así es que se lo trajo al estudio y se lo colocamos para la foto del llavero. Marco es un bebé perfecto; Simpático, guapo, y muy muy bueno, tanto que no protestó en absoluto cuando lo metimos en esa vaina que ya le quedaba un poco pequeña.

Imagen

Como podéis ver el disfraz es precioso. Y han sido tan amables que me lo han dejado en el estudio para poder enfundar a otros bebés.

Estas son algunas fotos de las muchas que le hicimos.

Imagen

Imagen

Imagen

Blanca se portó genial y por eso la subimos al globo.

Imagen

Y por último y como despedida, los tumbamos juntitos y captamos imágenes tan tiernas como esta

Imagen

 

 

 

HISTORIA DE UN MUÑECO

Los juguetes estaban ya nerviosos amontonados por los almacenes. Se acercaba ya el mes en el que vendrían a recogerlos Papá Noel y los Reyes Magos para llevarlos a un hogar. Miles de niños los esperaban para compartir con ellos grandes e inolvidables momentos.

Había un muñeco diferente, él sentía cosas distintas al resto.

Imagen

Observó que no necesitaba pilas para moverse, o sonreír.

Imagen

¡Un momento!¡Y no era de plástico, ni de goma! Se pellizcó y observó que se hacía daño. Y de pronto tuvo la necesidad de que alguien lo consolara.

Los juguetes antiguos se miraron entre sí, acababan de comprender que se repetía de nuevo la historia. Aquel muñeco no era ningún juguete, era un niño de carne y hueso y no debía permanecer por más tiempo en aquel almacén. Necesitaba unos papás que le quisieran y le mimaran. Así es que hablarían una vez más con la Señora Cigüeña que era la encargada de transportar a esos muñecos que decían sentir cosas diferentes.

Cuando le explicaron al muñeco que pronto conocería a sus papás se puso muy contento. No sabía qué ropa debía ponerse para que le encontraran precioso.

¿Así estoy bonito? – Les preguntó a los juguetes antiguos

Imagen

¿O mejor así más sencillito?

Imagen

Los juguetes antiguos le explicaron que como él era tan especial, sus papás le querrían incondicionalmente, así es que con un pañal y un gorrito sería suficiente.

Al enterarse la cigüeña de su nuevo trabajo, salió disparada dejando plantados en mitad de una partida de cartas a Papá Noel y a los tres Reyes Magos. Ella siempre era la más atareada. Trabajaba todo el año y se vanagloriaba de ser la única de los cinco, que transportaba bebés de verdad.

Recogió al pequeño y después de despedirse de todos los juguetes, salieron volando.

Imagen

Como el viaje era largo convenía cambiar de vez en cuando de posición. El bebé empezó a pasarlo genial con su amiga la Cigüeña.Imagen

Tan contento estaba que le sonrió a la luna.

Imagen

Y cuando menos lo esperaba comprendió que estaban llegando ya a su nuevo hogar. La cigüeña viró repentinamente.

Imagen

Su viaje había terminado. En ese momento vio a sus papás que le sonreían desde abajo. Le dieron las gracias a la Señora Cigüeña y le pidieron que dejara a su bebé sobre una mantita blanca que habían preparado para él.

Imagen

Desde ese día Rubén fue la delicia de sus papás y no necesitaba pilas para hacerles toda clase de monerías.

Imagen

Imagen

UN INSTANTE ANTES

Gracias a esta entrada podréis comprobar qué ocurre un instante antes.

Os dejo unos cuantos ejemplos, pero hay muchos más. Ya dedicaremos algún otro post más adelante, porque realmente, en nuestro estudio, ocurren cosas muy divertidas de las que no queremos privaros.

Un instante antes, el monologuista pidió que comprobaran su micro y si no, se negaba a actuar.

Imagen

 

Benditos sean los Cantajuegos y el Pocoyó

Imagen

 

A veces, todas las manos son pocas.

Imagen

 

¿Os parece que estaba todo controlado?

Imagen

 

El personal de vestuario siempre atento.

Imagen

Parece ser que el Llanero Solitario, no estaba sólo.

Imagen

 

 

Un instante antes, el pirata estaba bien metido en su papel. No pareció importarle que aquella que se acercó a su nave no fuera otra que su propia madre.

FOTOS BEBÉS KOMIC PIRATA

 

CAJA DE MUÑECOS

¡POR FIN ESTRENAMOS NUEVO ESCENARIO!

Ya teníamos ganas. 

Os presentamos la cajita de muñecos.

¿Tu muñeco que hace? ¿Sonríe? ¿Hace pucheritos?

Mi muñeco está satisfecho

Imagen

 

¿Si?, pues el mío sabe coger su biberón y su chupete. 

Imagen

 

A mi muñeco le gusta su platito

Imagen

 

Pues el mío es tan listo que sabe salir solito de la caja

Imagen

 

 

 

Pues ya está estrenado. Tenemos ya nuestra particular caja esperando a un montón de muñequitos. Estoy impaciente por ver cómo nos van sorprendiendo con sus habilidades. Cada vez los hacen más reales.

Desde aquí nuestro agradecimiento a la encantadora Sofía que se prestó como una auténtica profesional para ser nuestra modelo.

Aquí podéis verla con sus grandes dotes de interpretación

Imagen

 

Hubo cambio de vestuario y todo.

Imagen

 

Y, como no, las gracias también a Juan, que no se cansa nunca de ayudarme en esto. 

 

Eva dando los últimos toques antes de colocar al bebé.

Imagen

 

Y ahí va ya el pequeñín

Imagen

Imagen

 

 

Pues mi muñeco sabe enfadarse como si fuera un bebé de verdad que está hasta el gorro de que le hagan fotos.

Imagen